Cuarentena y aumento de peso: cómo controlar la ansiedad y las ganas de comer

Seguramente algunas personas están familiarizados con comentarios sobre los efectos que ha dejado el aislamiento y la cuarentena entre los colombianos, especialmente por el incremento de la masa corporal. O como se diría popularmente, engordar de tanto comer.

“He aumentado de peso porque me la paso en la casa todo el día y como y como”, dice una mujer que trabaja en atención al cliente. Entretanto María, quien es profesora, asegura: “Sí, la verdad es que he sentido que he aumentado de peso y uno lo nota cuando se pone ropa para hacer diligencias”.

Mientras que Antonia comenta, entre risas: “Creo que uno come por esa sensación de ansiedad por estar en casa Y sí, tiende uno a visitar más la cocina pero en la oficina también hago lo mismo, allá visito la cafetería”.

En Colombia aún no hay estudios específicos sobre el tema; sin embargo, la percepción de muchos que están en casa en cumplimiento de la cuarentena es que han aumentado de peso y que la sensación de hambre es más recurrente.

La docente de psicología en la Universidad EAN, Paula Andrea Senior, señala que “para esta contingencia de salud no estábamos preparados y no teníamos una estructura de conducta determinada para poder enfrentarla. Eso significa que se convirtió en un evento estresor que ha excedido nuestros recursos y que por tanto ha generado indicador de ansiedad”.

Agregó que “alguno de estos indicadores de ansiedad puede ser el aumento o disminución del sueño, el aumento o disminución de la ingesta calórica; es decir, comemos más de lo que comíamos, incluso si nuestra actividad física ha disminuido”.

Y ante la poca actividad física, es poca la caloría que se quema. La médica, especialista en nutrición y salud pública, Adriana Cortés, explica que “el factor número uno y el más obvio es que estamos más quietos; el que haya sedentarismo ha causado que no estemos quemando las calorías que antes quemábamos, pero también la alimentación tiene un papel fundamental”.

Añadió que “al nosotros estar en casa consumiendo alimentos con un aumento de densidad calórica (…) Es ese tipo de alimento que tiene alta cantidad de calorías por un bajo volumen; al tener un bajo volumen, no me voy a llenar, no voy a satisfacerme y voy a querer buscar comer más”.

Otro de los comentarios que puede haber escuchado es el siguiente: “La ansiedad por estar encerrado hace que uno quiera comer papas, dulces, galletas, todo esto como para bajar el estrés”.

¿Qué hacer?
La psicóloga Paula Andrea Senior recomienda “una estrategia es porcionar los alimentos, no dejar los alimentos a libre consumo. Por ejemplo, si tomamos un paquete de galleta y la ponemos en el escritorio, vamos a comer sin tener la percepción de cuánto estamos consumiendo; es mejor tomar solo una galleta y dejarla en escritorio, una sola”.

Por su parte la especialista en nutrición, Adriana Cortés, sugiere que “lo importante es darle al cuerpo los alimentos que hagan que tengamos una satisfacción inmediata y una satisfacción a largo plazo, y esos son los alimentos con alto contenido de fibra. Las carnes, los lácteos, los huevos, no tienen fibra; está en cereales de granos enteros y en las legumbres, frijoles, lentejas, frijol blanco y rojo, entre otros”.

Así como aún no hay estudios que hagan referencia sobre un posible aumento de peso o cambio en los hábitos alimenticios durante la cuarentena, tampoco los hay sobre posible pérdida de peso en la población.

Profesionales de la salud señalan que esta es otra variable que se debería determinar más adelante, pérdida de peso en habitantes por diferentes circunstancias durante la cuarentena.

Transcrito del artículo original

Para estar Bien Plantado,
¡y saludable de por vida!
Ingresa ahora a la
Masterclass de Nutrición Óptima

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Masterclass de
Alimentación Óptima

Ir al contenido